DCM: origen y síntomas

¿Sufre algún síntoma de molestia sin ninguna razón obvia?

Muchos pacientes pasan por varios médicos al buscar una solución para sus molestias, por desgracia, a menudo sin éxito.  En muchos casos la razón de tales dolores y molestias se debe a la disfunción craneomandibular (DCM), una alteración en la articulación mandibular.

¿Cómo puede desarrollarse una DCM?

La DCM se base en tensiones musculares de la mandíbula, cabeza y cara.  Los factores principales de riesgo son alteraciones oclusionales y el estrés psicoemocional, provocando el "rechinar los dientes".

Una alteración oclusional significa que en la interacción de los dientes de la mandíbula inferior y superior se presenta una "mordida incorrecta".

Aparte de las razones genéticas, puede ser provocada por el desuso no natural de los dientes, como se da al rechinar los dientes (bruxismo), que se presenta o intensifica por estrés. Unos cambios muy pequeños en el área de la mandíbula pueden provocar unas alteraciones graves. Esto es comprensible, considerando que en cada persona se presentan unas fuerzas masticatorias de 400-800 N por la presión y los crujidos de la noche con una duración de aprox. 15-20 min.

Pero también los espacio desdentado, los dientes postizos malamente ajustados o un tratamiento insuficiente de ortodoncia pueden ser los responsables de que no encajen de forma correcta los dientes.

¿Por qué una "mordida incorrecta" pueden provocar dolores de cabeza y de espalda?

Una oclusión distorsionada de los dientes lleva a una carga errónea de las articulaciones mandibulares con tensiones aumentadas de los músculos del área. A través de los mecanismos neuromusculares, una carga continua puede provocar una coordinación errónea de los músculos por el sistema nervioso central (hiperactividad muscular) y causar también dolores y molestias en otras regiones del aparato en movimiento o de sostén.

DCM

¿Qué se entiende por una disfunción craneomandibular?

Se determina como DCM una alteración en la articulación mandibular.
Se base en tensiones musculares de la mandíbula, cabeza y cara. Factores de riesgo principales son las alteraciones oclusionales y el estrés psicoemocional –

"rechinar los dientes".

más información

Terapeutas DROS®

¿Desea saber quién puede tratarle en su región?

Aquí encontrará una lista de los teurapeutas certificados y formados de DROS®

Ir a la lista